2

milagros

Esta semana la adorable Carlota Fominaya publicaba en su blog del ABC una entrevista preciosa y que le agradezco de todo corazón. En ella me preguntaba por aspectos como mi proyecto, cómo surgió, cómo lo hago, o cómo lo compagino con mi maternidad. “Milagros -decía ella- que hagas”. Yo, además de contarle mi vida, le comentaba respecto a esto último que «Siempre que hablo de la maternidad digo lo mismo, cuando asumes que tu tiempo ya no es tuyo, que vives para los demás, ya no te frustras y puedes vivir esa donación a tu familia con alegría y satisfacción.» Cuando lo asumes, sí. Porque la verdad, ser de las primeras amigas en casarse o en tener hijos no es muy “guay” que digamos. Cuando todas aparecen divinas a las 21:30 para cenar puntualísimas, con la manicura hecha, el pelo perfectamente moldeado y su modelito nuevo (porque rara vez repiten), tú te sientes como os diría yo… De otro planeta. Esperando a la niñera que llega tarde, quitándote el pegote de mocos que te han dejado en el pantalón, poniéndote el modelito que te pusiste la última vez que quedásteis esperando que nadie se de cuenta de la coincidencia, con los pelos al aire, maquillándote en el coche de semáforo en semáforo y esperando que vuelva la segunda unidad al 70% para comprar pañales. Mientras ellas hablan del último restaurante que descubrieron y la última exposición que han visitado, tú estás pensando en dónde está el servicio técnico de la plancha que se ha estropeado esta semana y no vas a poder planchar los uniformes el domingo. Toda una realidad paralela.
Pasé un tiempo enfadándome conmigo misma y refunfuñando cada mañana porque levantándome a las 7 de la mañana se me hacían las 10 sin haber empezado a trabajar, con el pelo húmedo todavía, sin el corrector puesto y sin entender cómo había “perdido” 3 horas de mi día sin haber hecho nada exclusivamente para mí, tan sólo servir desayunos, vestir, peinar y repartir niños, hacer camas y poco más…

Y así, efectivamente, uno vive frustrado. Tenemos una gran capacidad nosotros los mortales de ver lo bueno que tiene el de al lado y anhelarlo sin darnos cuenta del tesoro que hemos adquirido con nuestras renuncias y la oportunidad de ser tremendamente felices con lo que tenemos. Cuando me defino, siempre digo que soy principalmente madre y esposa, y luego todo lo demás. Al final, no nos vamos a engañar, es lo que más ocupa mi tiempo, mis energías y mis pensamientos. Y no por ello dejo de ser INMENSAMENTE LIBRE, porque lo he elegido yo, ni dejo de ser mujer para ser madre, soy las dos cosas, y no 70-30 ni 50-50, sin porcentajes, al mismo tiempo, como el que es hijo es hijo y hermano a la vez o el que es abuelo no deja de ser padre. Otra cosa es que me de tiempo de seguir los desfiles de la primavera verano o de hacerme la manicura, pero es que perdónenme, me pareció que era más importante hacer un dibujo con mi hija (que es una artista por cierto, y si no se lo creen echen un ojo en instagram) o jugar al fútbol en el pasillo con mi “Oliver Atom” y sus chupinazos.

Así que un día me di cuenta de que no vale la pena racanear mi tiempo, que mi principal profesión iba a ser esa, mujer y madre, y que el hacer felices a los demás, vivir para ellos, no tiene precio. Quizá algún día me lo agradecerán, o quizá no, eso es lo de menos, uno no lo hace por eso, si no porque al final, el secreto de esta fórmula está en que esconde la propia felicidad.

Y cada día tiene su afán, queridos, así que vayamos día a día, conquistando la felicidad de los otros y la nuestra.

¡¡Feliz fin de semana!!

4

El bautizo de Macarena

El pasado sábado se celebró el bautizo de Macarena. Su madre, Charo, es una artista como la copa de un pino, arquitecta, profesora universitaria, curranta como la que más, madre de familia numerosa y como le sobra tiempo, cuando la tropa duerme se desplaza a “un lugar de papel”, porque como ella misma dice “los lugares están donde quieras, son propios… de todos los espacios localizados o deslocalizados los <<lugares>> son mis preferidos. Un lugar es un sitio con IDENTIDAD” (también es un poco poeta…). Y porque los lugares son momentos, ella construye lugares de papel para momentos inolvidables.

Pensamos que con sus papeles y mis telas, podríamos hacer algo bien bonito para el bautizo de su pequeña, y allá que fuimos las dos de cabeza, utilizando los mismos estampados de las telas para los papeles. Yo le diseñé los recordatorios, y el mismo rosetón lo aprovechamos para los toppers y las galletas, junto a los estampados de las telas. Diseñé también los meseros para poner el nombre de los invitados, y le confeccioné varias nubes para decorar la mesa dulce que ella con sus manitas y su arte desplegó. Me pidió también unos broches con forma de nube para regalar a las invitadas, y para presentarlos le hice un saquito de la misma tela combinada con tela de saco que quedó ideal. Una amiga le quiso regalar además un cuadro de la Virgen, así que aproveché las mismas telas para que pudiera combinarlo después todo junto en la habitación de Macarena.

Ella se encargó de todo lo demás; los gorritos, los toppers, los zapatitos (no son totales??),  los pajaritos, las galletas que horneó ella misma, la decoración, los accesorios… No le faltó detalle. ¿¿Qué os parece el resultado??

bautizo_macarena_1 bautizo_macarena_2 bautizo_macarena_3 bautizo_macarena_4 bautizo_macarena_5 bautizo_macarena_6 bautizo_macarena_7 bautizo_macarena_8 bautizo_macarena_9 bautizo_macarena_10

Pues con esto abrimos la veda de la temporada de eventos que están por venir, porque hemos disfrutado tanto juntas y se nos han ocurrido tantas cosas que os aseguro que esto es sólo el principio. Si queréis recibir más información al respecto podéis escribirme a hola@reinadereyes.es.

Y para acabar, aquí os dejo una pequeña  muestra de algunos de los montajes que Charo hace bajo el nombre “Érase un lugar” para cumpleaños, bautizos, comuniones o cualquier celebración que se preste. ¡¡Seguro que os gusta tanto como a mí!!

eraseunlugar_1_0 eraseunlugar_1_1 eraseunlugar_1_2 eraseunlugar_1_3Que tengáis una feliz semana!

2

tengo un problema

y es que en lugar de pensar en ganar dinero pienso en gastarlo. No sé si esto en realidad es problema mío o hay un gen femenino específico, pero la verdad es que nunca he sido buena para todo eso de la estrategia, el plan de marketing, el estudio de costes… A la hora de pasar presupuestos, poner precios… siempre tiro por lo bajo, me regatean, ajusto ajusto y al final, casi salgo perdiendo (tengo un perfil súper emprendedor como veréis!!!). Si algo tengo bueno es eso de la empatía, pero claro, soy tan empática tan empática que el que hace negocios conmigo siempre sale ganando. Pero oye, eso sí, la de amigos que hago por el camino!! Ays qué lastimilla me doy…
Bueno, a lo que iba. Estos días (y que levante la mano el que no) estoy haciendo números. Pensando en proyectos, en próximas novedades, en puntos de venta, publicidad, mejoras para mi estudio (que es un caos TOTAL) y la cuenta no hace más que ponerse cada vez más roja!! Y yo que no tengo un duro, mirando de reojo la cuenta a ver qué puedo chorizar para pegarle un empujón a este sarao y que despegue pero de verdad. Apenas he ganado dos durillos y ya estoy pensando en gastarme diez. Dicen por ahí que eso se llama invertir, pero a mí me suena a “pon la pasta y ríete si la recuperas”. Pero bueno, aunque las cuentas no me cuadren y la lista de gastos aumenta a velocidad de vértigo mientras que la de ingresos crece elegantemente despacio, este 2014 me voy a salir!! Que lo digo yo (que si no me lo digo yo no me lo dice nadie, ja!)
2014_REINADEREYES
Bienvenido querido.

1

yo elijo

La Navidad ya está aquí. Navidad con mayúsculas, que no la navidad de los grandes almacenes y demás intereses comerciales que empieza en otoño y acaba con las rebajas. Tampoco la navidad de las comilonas, el empinar el codo y el “fun fun fun”. Me refiero a la Navidad de verdad, a la que da sentido a todo este ajetreo (que parece que nos volvemos locos y no sabemos por qué), la que se vive en silencio y por dentro (La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendría bien estar un poco en silencio, para oír la voz del Amor. @Pontifex_es), y la que nos invita a estar en familia. Sí, en familia, porque en una cosa estamos todos de acuerdo y es que la Navidad es para estar en familia.

Hay familias más unidas que otras, las que se ven todos los fines de semana y otras que sólo por Navidad y las grandes celebraciones. Las hay que lo comparten todo y en las que es mejor no hablar de religión, política o fútbol. Está claro que la familia no se elige. Uno elige sus amigos, su pareja, su mascota… pero la familia no, es la que te toca. Como tampoco uno elige quererlos, se les quiere y punto, te importan sin más, sin razones, sin motivos. Porque sí. Quizá sea porque ellos te han querido a ti desde que medías 2 mm, te han cambiado los pañales o limpiado los mocos, porque mientras uno hacía pis el otro se lavaba los dientes o compartíais el postre cuando sólo quedaba uno, porque han aplaudido cada paso que has dado o se han sacrificado en silencio para que tú lo tuvieras todo… No lo sé, se les quiere y punto. Así que queridos, yo elijo celebrar esta Gran Alegría de la Navidad en familia, aunque unos seamos verdes y otros morados, aunque unos celebremos el solsticio de invierno y otros la Navidad, yo elijo vivirla unidos y en paz, elijo el Amor, y el que no lo elija, ¡él se lo pierde!

¡¡Feliz y Santa Navidad!!

1

Domingos felices

Hoy es domingo queridos. Día feo para muchos; de resaca para unos, de víspera del lunes, día de chandal o de poner lavadoras y plancha para otros. Pero, ¿es feo o acaso es que lo afeamos? En mi casa, recuerdo q el domingo era el día grande, de ponernos nuestras mejores galas, salir en familia, poner la vajilla buena y comer rico. No se hacían deberes ni la compra y nadie trabajaba, más que mi madre claro está, que se dedicaba (y se dedica) a cocinar y servir a todos para que los demás disfruten (con la ayuda de todos, pero dicho sea, ¡viva mi madre!).

domingos_felices

Y así como a mí me lo han enseñado y he tenido la suerte de disfrutarlo, ahora yo hago lo mismo con mis enanos. Los domingos son días de Fiesta, de desayunar todos juntos en pijama, días en los que papá no se va y comemos con los abuelos. Todos muy guapos vamos a “ver a Jesús”, paseamos, salimos… ¡¡disfrutamos!! Es nuestro día preferido. Y además, como “al séptimo día descansó”, yo prometo firmemente a partir de ahora no poner ni una sola lavadora ni asomarme por la plancha de ahora en adelante los domingos. Porque de ser madre no se puede descansar pero de la colada, ¡¡claro que sí!!

Que disfrutéis de felices Domingos ;)