0

viento del este

“Sopla viento del este” como dirían en Mary Poppins
Viento de cambios, de nuevas situaciones, todo un nuevo horizonte me trae este nuevo curso, con nuevos retos y expectativas. Y yo, me siento como Rachel en Friends cuando le pide a Ross en pleno parto: “¿por favor, lo haces tú por mí?” Y es que cuando el listón está muy alto y uno se ve tan poca cosa, da miedo. Hay cosas que sólo las puede hacer uno mismo, hay retos que llevan nuestro nombre y apellidos, y la sensación es de estar sola ante el peligro!! Bueno, sola sola… Ya sabéis que yo siempre ando en muy buena “Compañía”… Y eso es lo que me hace ver a pesar de mi pequeñez y mis miserias que estoy donde tengo que estar y si esta oportunidad ha llamado a mi puerta es un regalazo del Cielo para sacar lo mejor de mí, para alcanzar nuevas metas y dar todo lo recibido.
Así que comienzo nueva etapa, trabajando fuera y dentro de casa (como la mayoría de los mortales, pero oigan, que yo era muy afortunada…) y a veces me tiemblan las piernas por eso de salir de mi zona de confort, por eso de que cuando una se pensaba que lo tenía todo bajo control e iba viento en popa a toda vela va y cambia el viento y nos pone a todos del revés. Con la convicción de que todo cambio es bueno y es una oportunidad para crecer, seguiremos aquí a pie del cañón a “deshoras”, pero con la misma ilusión y mimo que hasta ahora. Prepárense que seguiré dando guerra!!

septiembre_reinadereyes BIENVENIDO :)

Anuncios
1

mes de Reinas

Y llegó mayo!!! Cuánto lo he esperado! Me encanta este mes, lo que todos sabemos; sol, flores, renovar armario… y además mi aniversario y día de la madre, así que regalo doble (aunque hay uno que siempre intenta colarme un 1×2…) Qué más puedo pedir? Es mes de celebrar!!! Mes de Reinas!! Porque encima mayo es el mes de la verdadera Reina, la Más Bonita, así que para inaugurar este mes pero bien, todos los pedidos de Santicas y Cuadros de la Virgen que hagáis durante elmesmásbonitodelaño tendrán un 20% de descuento!

20%

A propósito del día de la madre, vi un video ayer que me encantó. Cuántas veces nos planteamos si dedicarnos a ellos en exclusividad nos pasará factura, si nos arrepentiremos cuando crezcan y nosotras no encontremos nuestro lugar, cuando otras nos miran con cara de loca o ves el exito que tienen y al que tú has renunciado… Yo lo he dicho y lo diré siempre, cuando uno da, recibe, cuando se entrega, siempre sale ganando. Puedo decir que soy mejor ahora que antes, que he evolucionado y que mi capacidad es mayor (aunque necesite un reciclaje, pero quién no?). Ahí os lo dejo, no os lo perdáis:

Con vuestro permiso me voy un par de días a CELEBRAR con mi maridín, es decir, a no hacer NADA. A mirarnos, a tomar el sol, leer un buen libro, darnos algún bañito, un masaje, dormir, comer… En fin, que si no vuelvo no me busquéis ;)

2

adorado caos

Me dicen mucho eso de cómo puedo trabajar en casa con mi pequeña, ¡que cómo puedo hacer frente a todo! Pues en primer lugar, no hago frente a todo, ¡ya me gustaría a mí! Como digo yo, trabajo entre papillas, pañales, juguetes y caos (adorado caos, estoy aprendiendo a quererte) y eso implica que no llego a todo. Que sí, que pierdo tiempo haciéndole la papilla o dándole la comida, que mi día a día está lleno de imprevistos, porque cuando no se ha hecho caca se ha caido o tiene un día raro, que es imposible decir a las 10 en punto estaré allí porque la puntualidad es algo que se escapa a mi control. Desordena todo lo que toca, me vacía los cajones, se peina con el cúter y chupa la cola (todo con superprotección antiniños por supuesto), se pone el precinto de pulsera y desgrana las grapas como nadie. Cuando por fin estoy concentradísima de pronto me doy cuenta de que un silencio abrumador invade la sala y que nada bueno puede ser eso. Llama un desconocido para hacer un pedido y yo intentando quedar bien sin poder ocultar sus balbuceos y gritos de fondo. Teniendo un sin fín de juegos educativos y construcciones, prefiere practicar su psicomotricidad fina deshojando mi paniculata…

Sin embargo, yo, me siento una privilegiada. Mi día está lleno de besos, abrazos, sonrisas, carantoñas, caricias, yupis y chachis. Cuando algo no sale bien o derepente mi ordenador se apaga por “arte de magia” me giro enervada y me encuentro esos ojos azules, esa sonrisa con tres dientes, y todo parece una tontería. Cuando entramos al taller tengo que correr para sentarme en mi silla antes que ella y cuando mi mano se dirige hacia el ratón grita “¡no no no!”. Mientras trabajo se acerca a mis rodillas y espeta un “¡mua!” que me deja muerta. Y así pasamos los días, llenando cada rincón de alegría.

baberos con cuello y chupeteroGracias Inés por endulzarme la vida

2

milagros

Esta semana la adorable Carlota Fominaya publicaba en su blog del ABC una entrevista preciosa y que le agradezco de todo corazón. En ella me preguntaba por aspectos como mi proyecto, cómo surgió, cómo lo hago, o cómo lo compagino con mi maternidad. “Milagros -decía ella- que hagas”. Yo, además de contarle mi vida, le comentaba respecto a esto último que «Siempre que hablo de la maternidad digo lo mismo, cuando asumes que tu tiempo ya no es tuyo, que vives para los demás, ya no te frustras y puedes vivir esa donación a tu familia con alegría y satisfacción.» Cuando lo asumes, sí. Porque la verdad, ser de las primeras amigas en casarse o en tener hijos no es muy “guay” que digamos. Cuando todas aparecen divinas a las 21:30 para cenar puntualísimas, con la manicura hecha, el pelo perfectamente moldeado y su modelito nuevo (porque rara vez repiten), tú te sientes como os diría yo… De otro planeta. Esperando a la niñera que llega tarde, quitándote el pegote de mocos que te han dejado en el pantalón, poniéndote el modelito que te pusiste la última vez que quedásteis esperando que nadie se de cuenta de la coincidencia, con los pelos al aire, maquillándote en el coche de semáforo en semáforo y esperando que vuelva la segunda unidad al 70% para comprar pañales. Mientras ellas hablan del último restaurante que descubrieron y la última exposición que han visitado, tú estás pensando en dónde está el servicio técnico de la plancha que se ha estropeado esta semana y no vas a poder planchar los uniformes el domingo. Toda una realidad paralela.
Pasé un tiempo enfadándome conmigo misma y refunfuñando cada mañana porque levantándome a las 7 de la mañana se me hacían las 10 sin haber empezado a trabajar, con el pelo húmedo todavía, sin el corrector puesto y sin entender cómo había “perdido” 3 horas de mi día sin haber hecho nada exclusivamente para mí, tan sólo servir desayunos, vestir, peinar y repartir niños, hacer camas y poco más…

Y así, efectivamente, uno vive frustrado. Tenemos una gran capacidad nosotros los mortales de ver lo bueno que tiene el de al lado y anhelarlo sin darnos cuenta del tesoro que hemos adquirido con nuestras renuncias y la oportunidad de ser tremendamente felices con lo que tenemos. Cuando me defino, siempre digo que soy principalmente madre y esposa, y luego todo lo demás. Al final, no nos vamos a engañar, es lo que más ocupa mi tiempo, mis energías y mis pensamientos. Y no por ello dejo de ser INMENSAMENTE LIBRE, porque lo he elegido yo, ni dejo de ser mujer para ser madre, soy las dos cosas, y no 70-30 ni 50-50, sin porcentajes, al mismo tiempo, como el que es hijo es hijo y hermano a la vez o el que es abuelo no deja de ser padre. Otra cosa es que me de tiempo de seguir los desfiles de la primavera verano o de hacerme la manicura, pero es que perdónenme, me pareció que era más importante hacer un dibujo con mi hija (que es una artista por cierto, y si no se lo creen echen un ojo en instagram) o jugar al fútbol en el pasillo con mi “Oliver Atom” y sus chupinazos.

Así que un día me di cuenta de que no vale la pena racanear mi tiempo, que mi principal profesión iba a ser esa, mujer y madre, y que el hacer felices a los demás, vivir para ellos, no tiene precio. Quizá algún día me lo agradecerán, o quizá no, eso es lo de menos, uno no lo hace por eso, si no porque al final, el secreto de esta fórmula está en que esconde la propia felicidad.

Y cada día tiene su afán, queridos, así que vayamos día a día, conquistando la felicidad de los otros y la nuestra.

¡¡Feliz fin de semana!!

2

tengo un problema

y es que en lugar de pensar en ganar dinero pienso en gastarlo. No sé si esto en realidad es problema mío o hay un gen femenino específico, pero la verdad es que nunca he sido buena para todo eso de la estrategia, el plan de marketing, el estudio de costes… A la hora de pasar presupuestos, poner precios… siempre tiro por lo bajo, me regatean, ajusto ajusto y al final, casi salgo perdiendo (tengo un perfil súper emprendedor como veréis!!!). Si algo tengo bueno es eso de la empatía, pero claro, soy tan empática tan empática que el que hace negocios conmigo siempre sale ganando. Pero oye, eso sí, la de amigos que hago por el camino!! Ays qué lastimilla me doy…
Bueno, a lo que iba. Estos días (y que levante la mano el que no) estoy haciendo números. Pensando en proyectos, en próximas novedades, en puntos de venta, publicidad, mejoras para mi estudio (que es un caos TOTAL) y la cuenta no hace más que ponerse cada vez más roja!! Y yo que no tengo un duro, mirando de reojo la cuenta a ver qué puedo chorizar para pegarle un empujón a este sarao y que despegue pero de verdad. Apenas he ganado dos durillos y ya estoy pensando en gastarme diez. Dicen por ahí que eso se llama invertir, pero a mí me suena a “pon la pasta y ríete si la recuperas”. Pero bueno, aunque las cuentas no me cuadren y la lista de gastos aumenta a velocidad de vértigo mientras que la de ingresos crece elegantemente despacio, este 2014 me voy a salir!! Que lo digo yo (que si no me lo digo yo no me lo dice nadie, ja!)
2014_REINADEREYES
Bienvenido querido.